top of page
Banner CS 160x600 2.png

Pasos básicos que debes seguir para traer la innovación a tu empresa



Redacción MidPoint | 27 de diciembre 2022



La innovación es clave no solo en la vida, sino también en el mundo empresarial. Una empresa que no experimenta, que no asume retos y acepta el cambio, está condenada al fracaso.


Sin embargo, la gran pregunta no es si la innovación es buena o mala, sino cómo debe ser aplicada en las organizaciones. ¿Cómo una startup o un pequeño negocio puede tener la innovación como parte de su ADN?


No es algo imposible, pero tampoco es cuestión de prender o apagar un interruptor. Para construir una cultura de innovación en una empresa hay que ser constante y tener claro hacia dónde se quiere ir. A continuación, algunos puntos clave que debes tener en cuenta para lograrlo.


1. Aceptar que el fracaso es parte del viaje


Los equipos que tienen miedo a fallar, jamás podrán tener un carácter innovador. Y es que las marcas exitosas no se hicieron de la noche a la mañana. Los logos que han marcado un hito en el mercado no fueron el primer o el segundo borrador hecho por un diseñador. Por el contrario, se trata de la versión 24 de un producto, la actualización número 120 de un software, y así sucesivamente.


En este sentido, es básico que transmitas a tu equipo una falta de miedo al fracaso. Cuando los errores dejan de verse como pérdidas y se asumen como etapas de aprendizaje, es que se puede tomar los insights recabados y volcarlos en una nueva versión.


¿Cómo lograrás encontrar el fit adecuado de tu producto en el mercado si no intentas diferentes cosas? ¿Y cómo tu equipo se animará a intentar diferentes cosas si es que los errores se penalizan o se condenan?


2. No tener miedo a las críticas


Continuando con el viaje hacia crear una cultura de innovación, una vez que tu equipo pierde el miedo a probar diferentes versiones e iniciativas, es clave entender que no todo funcionará y que se deben tomar decisiones al respecto.


Si algo no funciona, se debe dar el feedback adecuado, reconociendo los puntos positivos, señalando lo que no está funcionando, y finalmente, apuntando hacia una nueva versión.


Lo más probable es que las primeras suposiciones que tengas sobre tus usuarios y sus preferencias no sean muy acertadas, y eso es parte del proceso. Lo importante es retener lo bueno y continuar hacia las siguientes versiones, sin tener miedo a señalar lo que sí funciona y lo que no, con el fin de que la siguiente versión sea una mejor.


3. Buscar la versión que haga match con los early adopters


Se le llama early adopters al grupo de usuarios que estarán dispuestos a usar un producto nuevo que resolverá sus problemas sin necesidad de hacer tantos esfuerzos de marketing.


Pero, ¿cómo lograr que quieran probar tu producto sin tanto esfuerzo? Esa es la clave. Si tu producto realmente está resolviendo sus dolores y problemas, y tu propuesta de valor está bien transmitida, igual que el precio, entonces deberías hacer “click” con tu grupo de early adopters.


Si esto no pasa y no puedes encontrar a un grupo de early adopters, es un indicativo de que algunos aspectos del producto necesitan ser repensados.


4. Tener KPIs claros y sostenibles en el tiempo


Otro paso a tener en cuenta es que la innovación tendrá un lugar en tu empresa si hay un rumbo definido, con objetivos y números claros, que ayudan a que el equipo se ubique dentro del panorama y el mercado.


En este sentido, tus KPIs no deben ubicarse solo en el precio, en el costo de adquisición del cliente o en la cantidad de ventas. Es necesario que mires más allá y te enfoques también en el ciclo de vida del cliente. ¿Qué pasa cuando ya usaron tu producto o servicio? ¿Qué debería pasar para que continúen eligiéndote? ¿Cuál es la tasa de abandono o pérdida de esos clientes y cómo mejorarla?


Estas preguntas también te invitan a innovar, pues te hacen reflexionar acerca de los puntos que no están funcionando en los diferentes procesos.


5. Aceptar que la innovación está en todas las áreas


Por último, lo más importante es tener claro que la innovación puede y debe estar presente en todas las áreas de una empresa. No es algo que pertenezca solo a producto o a marketing. Es posible innovar en las finanzas, en el soporte al cliente, y demás.


Mientas más claro esté esto para tu equipo y más se motive y reconozca en el día a día, más ideas fluirán que permitirán mejorar procesos y llegar a nuevas versiones.



Te puede interesar también:


Conoce la primera criptomoneda en utilizar menos energía


¿Por qué el dólar se aprecia frente a otras monedas?





Redacción MidPoint

Entradas Destacadas
Entradas Recientes