Banner CS 160x600 2.png

¿Sabías que existió una criptomoneda de El juego del calamar? Y fue un fraude


A estas alturas lo más probable que ya hayas escuchado acerca de El Juego del Calamar (Squid Game en inglés), una serie coreana de Netflix, en donde personas con grandes deudas son invitados a participar en una competencia donde se realizan juegos para niños, pero donde los castigos son prácticamente mortales.


Esta serie se ha vuelto tan popular que incluso dominó la temática de los disfraces de Halloween alrededor del mundo y por supuesto, también ha generado infinidad de memes. Pero eso no ha sido todo. Quizás lo más increíble es que también surgió una criptomoneda basada en esta serie.


¿Quién creó esta criptomoneda?


Se trata de una criptodivisa llamada SQUID (calamar en inglés) que fue creada por desarrolladores de videojuegos. Estos crearon un portal de juegos donde, para poder participar, necesitabas comprar la criptodivisa. El juego sería estrenado en noviembre, y muchos de los interesados eran gamers que querían participar en la versión virtual de El Juego del Calamar.


Según lo anunciado por los creadores, la dinámica era la siguiente: Mientras más personas se unieran, mayor sería la bolsa de recompensa. Todos los participantes pagaban una cuota de inscripción, de la cual, el 10% sería para los creadores y el 90% se entregaría al ganador final del juego.


Por supuesto, la gran acogida que tuvo la serie hizo que también el juego y la criptomoneda fueran recibidos con los brazos abiertos. Tal fue así que, si bien el lanzamiento fue el 26 de octubre con un valor inicial de $0,01, unos cuantos días después el valor de la criptomoneda ya había alcanzado los seis dólares.



Te puede interesar: Riesgos de invertir en criptomonedas



Señales de alerta


Sin embargo, aunque la emoción alrededor del juego y la criptodivisa era atrayente, también había preocupación por parte de los inversores y medios de comunicación, ya que algunas de las características hacían que la dinámica resultara sospechosa.


Una de ellas era que los participantes solo podrían comprar los Squids, mas no revenderlos. Esto hizo que en muchos portales especializados como CoinMarketCap aparecieran algunos comunicados aconsejando a los compradores que tuvieran cuidado ante una posible estafa.


Otra señal que resultó sospechosa fueron las faltas ortográficas que se podían apreciar en el sitio oficial de la criptomoneda, lo que daba a pensar que, en realidad, el proyecto no era tan oficial ni tan bien estructurado como se pensaba.


Lamentablemente, tal y como en la serie, los participantes no tuvieron un final feliz, ya que la criptomoneda se desplomó, cayendo drásticamente y perdiendo su valor en un 99,99%. Esto sucedió cuando los creadores vendieron todas sus monedas y desaparecieron, obteniendo casi $3,38 millones por ellas, dinero proveniente de todos los que habían puesto su inversión en esta criptomoneda.


El valor de Squid había llegado a $2,861 y de la noche a la mañana, pasó a ser cero. Esta mecánica de estafa es conocida, y se da cuando los creadores de una criptomoneda realizan una venta repentina de una gran cantidad, provocando una devaluación inmediata.


De acuerdo a los expertos en criptomonedas, este tipo de fraude no es algo nuevo, y hasta ha recibido un nombre. Se le conoce como “tirón de alfombra”. Esto porque los promotores de los tokens atraen a los compradores y una vez que logran reunir a una cantidad representativa, “tiran de la alfombra”, revendiendo la criptomoneda y haciendo que se devalúe; en consecuencia, todos pierden su dinero, excepto los creadores, quienes huyen con el dinero obtenido.


Una vez más, las recomendaciones al momento de invertir en este tipo de plataformas y tokens es informarse lo más posible, optando por las propuestas oficiales y verificadas, y no comprometer ninguna cantidad de dinero que sea significativa o esté destinada para algún otro gasto importante.




Redacción MidPoint

Entradas Destacadas