Banner CS 160x600 2.png

La leyenda del billete de dos dólares que debes conocer



Seguramente has tenido en tus manos un billete de un dólar, cinco, diez o hasta cien, pero no muchas personas pueden decir que han tenido en sus manos un billete de dos dólares. Si pensabas que eso se debe a que es una leyenda urbana y que en realidad dicho billete no existe, en realidad estabas equivocado.


El billete de dos dólares es una realidad, aunque no tan común, y te contaremos algunas de sus características.


El billete más escaso


El billete de dos dólares está entre los más antiguos que se crearon. Mientras que el billete de cinco dólares se emitió en 1914, el billete de dos dólares –junto con el de uno- se emitió en 1862, cincuenta años antes.


Por otro lado, definitivamente, se trata del billete que menos se produce. Mientras que los billetes de cien, cincuenta o diez se producen en grandes cantidades, el billete de dos dólares representa el 10% de todos los billetes emitidos. Tal es así la diferencia, que en 2017, según un reporte de la Reserva Federal, mientras que había 12,000 millones de billetes de un dólar, solo se podían encontrar 1200 millones del billete de dos.


Otra de las razones para que sean más difíciles de encontrar que los billetes de otras denominaciones es que su producción ha sido discontinua, suspendiéndose durante diez años, desde 1966 hasta 1976.


En 2003, nuevamente se reanudó su emisión y, finalmente, la serie más actual de este billete data del 2013. Es por eso que cuando alguna persona se encuentra con uno de estos es más probable que lo cuide y trate con más valor del que tiene, pues no sabe cuándo podrá volver a cruzarse con uno.


¿Cómo es el billete de dos dólares?


Además de su escasa producción, el billete de dos dólares americanos retrata una de las escenas más especiales de Estados Unidos en su reverso, y no es nada más que la declaración de la independencia. Aunque muchos dicen que se trata de un duplicado de la pintura de John Trumbull, que retrata esta escena; en realidad, para el billete se tuvieron que hacer modificaciones, todo para lograr que calzara adecuadamente en el espacio asignado.


Por otro lado, aunque actualmente el billete tiene la figura del antiguo presidente de Estados Unidos y uno de los padres fundadores, Thomas Jefferson, cuando se emitió por primera vez, en 1862, el rostro que aparecía era el de Alexander Hamilton, el primer Secretario del Tesoro de la Unión Americana.


¿Cuáles son los mitos alrededor de este billete?


Al mismo estilo que una leyenda urbana, existen muchos mitos y asociaciones que se vinculan al billete de esta denominación. A continuación, te contamos algunos:

Se dice que los americanos suelen asociar este billete a los clubes nocturnos y a los hipódromos, básicamente porque en los segundos, esa es la mínima cantidad que puedes apostar.


Por otro lado, este billete también es el asociado con más “falsificaciones”, por su escasez. Tal es así que, en 2016, una niña fue acusada de falsificación al intentar pagar por su almuerzo del colegio con un billete de dos dólares. Por supuesto, se comprobó que nada de eso era verdad.


Finalmente, en 1971 fue este billete junto con el de veinte dólares, los elegidos por la tripulación de Apolo 15 en sus kits de preferencias de pilotos.


Sin duda, cada moneda tiene una historia especial y trascendencia, pero una resultan más especiales que otras por diferentes hechos que rodean su historia. El billete de dos dólares es, definitivamente, uno de los que más tiene para contar.



Redacción MidPoint

Entradas Destacadas