Banner CS 160x600 2.png

América Latina la región con mayor deuda


El 2020 fue duro para todos y las economías mundiales se vieron afectadas por la cuarentena y demás pérdidas causadas por el coronavirus. En 2021, sin embargo, muchas de los países lograron que sus economías se recuperaran e incluso continuarán con el crecimiento. China, por ejemplo, fue uno de los países que logró la recuperación más rápida a nivel económico.


Pero, ¿qué pasó con Latinoamérica?


Para entender la situación de Latinoamérica hay que analizar cuáles fueron las medidas que tomaron los países de la región para hacer frente a la crisis del coronavirus. Una de las acciones más comunes fue incrementar la deuda pública. En otras palabras, pidieron dinero prestado a mercados del exterior para poder inyectarlo en la economía local y generar mayor liquidez. Tanto fue así que el capital prestado llegó a ascender a US$53.000 millones, superando con creses a otros mercados como Asia o Europa.


Adquirir deuda externa no es algo nuevo o que nació a raíz de la pandemia; en realidad, se trata de una estrategia bastante usada por los gobiernos. Sin embargo, el peligro está en usarla demasiado y en contextos de crisis pronunciada. Y es que, el país terminará sobreendeudado y, tal igual como en conceptos de finanzas personales, esa no es una buena señal para la economía.


Algo que se debe resaltar es que el endeudamiento también fue visto como una oportunidad, ya que los países decidieron solicitar el crédito antes de que la Reserva Federal de Estados Unidos aumentara las tasas de interés. Es decir, les salió más barato que hacerlo en 2022.


Sin embargo, en algún momento hay que empezar a saldar la deuda, y si el país no ha logrado recuperarse para ese entonces, será difícil cumplir con las condiciones pactadas. ¿Qué es lo que tendrían que hacer? Reducir el gasto público, subir los impuestos, las tasas de interés e incluso el costo de los servicios públicos.


¿Qué se espera para 2022?


Aunque no lo ideal es que la deuda externa se reduzca, los analistas económicos que evaluaron la situación latinoamericana expresaron que lo más probable es que la situación continúe de la misma manera. Pero no para todos los países. Una de las naciones que podría reducir la emisión de su deuda externa es Brasil. Para los demás, no se ve un retroceso. Tal es así, por ejemplo, que México sería el país que emitiría un 25% de la deuda externa para la región.


Por otro lado, la reducción del gasto público es algo que se da por sentado para los países latinoamericanos en 2022, como una forma de ayudar a mitigar la deuda. Pero la principal pregunta a responder es cuán profunda será esa reducción, ya que las consecuencias variarán según lo que se decida.


De acuerdo con los analistas, en años pasados, la región ha podido apoyarse en el auge de las materias primas y el alza de los precios para recuperar un poco de lo gastado. Y aunque en 2021 el valor de las commodities aumentó, para 2022 se espera que se mantengan los mismos precios o hasta que experimenten una leve caída. Esto quiere decir que no habrá ningún boom que se pueda aprovechar, por lo que esa “carta” debajo de la manga dejará de ser útil.


Entre las consecuencias negativas que pueden generar las medidas para mitigar la deuda se encuentran los estallidos sociales. Ya se ha visto cómo en algunos países estas medidas provocaron una serie de protestas de la población indignada. Eso fue lo que sucedió en Chile en 2019 con el alza de las tarifas del metro o en Ecuador, también en 2019, por el alza de los precios de combustibles. Sin duda, ese es otro factor que los gobiernos deben tomar en cuenta para calcular bien las medidas a tomar. ¿Qué es lo que finalmente decidirán los gobiernos? Habrá que estar atentos ante sus decisiones y las consecuencias de estas.




Redacción MidPoint

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • LinkedIn Social Icon
Banner CS 160x600.png