Banner CS 160x600 2.png

6 lecciones para ahorrar en época de crisis


Una frase que muchos hemos escuchado es que “la vida es como una montaña rusa, un día estás arriba y al otro, abajo”. Y lo cierto es que eso se aplica también a al aspecto financiero.


A lo largo de los años, experimentamos épocas buenas, de estabilidad laboral, prosperidad económica, deudas cero, y otros factores positivos; pero también épocas malas, donde alguna crisis nos obligará a replantear presupuestos y encontrar soluciones.


Estas crisis pueden darse en forma de una enfermedad, pérdida de empleo, un desastre natural que afecte nuestro patrimonio, un accidente repentino, etc. Las razones pueden ser muchas, pero las consecuencias suelen ser similares: necesitamos disponer de recursos para afrontarlas.


Entonces, ¿cómo logramos ahorrar en momentos de crisis? ¿Cuál es la solución para superar esta etapa y salir lo más airoso posible? Debemos tener en cuenta que si lo que se busca es ahorrar, entonces la principal medida es reducir tus gastos. A continuación, algunas recomendaciones para hacerlo:


1. Recortar los lujos o gastos hormiga:


Les decimos lujos, pero en realidad se pueden tratar de ciertos gustitos que, aunque no representen una suma tan significativa de dinero de manera mensual, si los eliminas podrás tener algo extra de efectivo.


Algunos ejemplos son: la cuenta de Netflix, Amazon Prime, Disney+ o alguna plataforma de ese estilo. Si la pagas como único usuario, el monto que ahorras por mes no será tan despreciable. Lo mismo sucede con la cuenta de Spotify.


Otros ‘lujos’ son los pedidos por delivery y comidas fuera de casa. Al ser un momento de crisis, es importante concentrarte en lo necesario, y este tipo de gastos pueden ser eliminados.

2. Optar por marcas genéricas:


Revisa tu despensa y las marcas que sueles comprar. Lo más probable es que puedas encontrar opciones más baratas en la marca propia del supermercado, e incluso ahí también tienes una oportunidad de ahorro, al elegir el supermercado que tenga los precios más bajos.

Al hacer tu lista de compras de víveres, elige los alimentos que son de menor precio y rinden más. Por ejemplo, al elegir las menestras, puedes optar por la más barata de todas y hacer lo mismo al elegir otras categorías. Hay alimentos que rinden más que otros y podrías sacarles un mayor provecho.


3. Reducir los planes de servicio:


Algo que debes tener en cuenta es que estas medidas no son exactamente placenteras, porque no están pensadas para ser aplicadas en cualquier momento de la vida. Nos referimos a tiempos donde la prioridad número uno es ahorrar para lograr superar alguna situación difícil. Es por eso que reducir tus planes de servicios para quedarte solo con lo necesario, podría ayudarte a lograr ese ahorro que buscas.


¿Algunos ejemplos?


Reduce el plan móvil de tu celular. Si tienes una cantidad de internet altísima pero también tienes internet en casa, entonces puedes ahorrar costos reduciendo alguno de los dos. Si tienes cable, puedes optar por cancelarlo, y usar internet para ver películas o contenidos.


Ahora, los puntos anteriores abordan la idea de reducir gastos a través de diferentes acciones, pero eso no es lo único que puedes hacer al enfrentar una crisis y buscar tener mayor liquidez. Una medida importante es revisar tus activos y tus obligaciones.


4. Reprogramar deudas:


Si tienes deudas como tarjetas de crédito, préstamos personales, créditos vehiculares o hipotecarios, es importante que elabores un plan de pagos. En primer lugar, la comunicación con tu entidad financiera es fundamental. Hacerle ‘ghosting’ al banco no es una buena idea.

Lo mejor que puedes hacer es conversar con tu asesor financiero y explicarle la situación, de esa manera, puedes optar por una reprogramación de deuda, de manera que reduzcas las cuotas mensuales y eso te permita una mayor liquidez durante los meses de crisis.


La desventaja de esta medida es que probablemente los intereses que pagues sean mayores a largo plazo, por eso es necesario evaluar estas alternativas con cuidado. Sin embargo, todo dependerá de la gravedad de la situación en la que encuentres.


En cualquier caso, las entidades financieras no quieren perder, y están dispuestos a ofrecerte algún trato que permita que ambos puedan salir beneficiados.


5. Buscar fuentes de ingreso adicionales:


Por supuesto, un punto que no puede faltar es el ampliar tu fuente de ingresos. Las dos formas de ahorrar a nivel general son: gastar menos o ganar más. Entonces, si ya estás aplicando todas las recomendaciones para reducir gastos, lo que necesitas ahora es encontrar fuentes adicionales de ingresos.


¿Cómo lograrlo?


Una de las alternativas más relevantes es que encuentres alguna forma de brindar tus servicios profesionales de manera freelance. Por ejemplo, si eres experto en algo, puedes enseñarlo o brindar el servicio a emprendedores. Esto es común en profesionales digitales, contadores, abogados, programadores, entre otros. Piensa en qué servicios podrías ofrecer y anímate a compartirlo con tus contactos.


Por otro lado, también puedes apoyarte en algún hobbie o talento escondido. Muchas personas trabajan en una oficina de día y los fines de semana venden postres, hacen almuerzos que entregan a domicilio, entre otros.


6. Prepárate para la época de vacas flacas:


Por último, una recomendación adicional es que, si aún no estás pasando por una situación de crisis, no esperes hasta llegar a ella. Es muy recomendado por expertos crear un fondo de emergencia que permita estar preparado en caso de que algo riesgoso llegue a ocurrir. De esta manera, ese fondo te servirá para afrontar esos gastos inesperados y obtener la liquidez que buscas.


¿Cómo lograrlo?


Identifica cuánto deseas ahorrar, algunos expertos recomiendan reunir lo equivalente a seis meses de sueldo, pero puedes ajustarlo según consideres. Elabora un plan de ahorro mensual y trata de cumplirlo. De esa manera, en menos tiempo del que piensas tu fondo empezará a crecer.


Toma en cuenta estas recomendaciones y recuerda que, en cualquiera de los casos, lo importante es elaborar tu plan de acción. No tiene que ser tan complicado, empieza por las medidas más fáciles para ti y empezarás a ver resultados. Ante una crisis, lo mejor es actuar, pero siempre de manera planificada.



Redacción MidPoint

Entradas Destacadas