Cinco motivos detrás de la fuerte alza del precio del dólar

22 Aug 2019

 

Después de mantenerse durante las primeras semanas de julio por debajo de los S/ 3.30, el tipo de cambio se disparó hacia fines de ese mes y ha mantenido una clara tendencia al alza durante lo que va de agosto, llegando incluso a registrar su máximo nivel desde diciembre del 2016 al cerrar en S/ 3.39 la sesión del 14 de agosto. 

 

El cambio de tendencia llama la atención porque el 19 de julio de este año, el precio del dólar había llegado a su menor nivel en once meses (S/ 3.283), abriendo posibilidades para que las personas puedan aprovechar el bajo tipo de cambio para adelantar pagos de sus deudas en dólares o para ahorrar en esa moneda. 

 

 

 

En este artículo te explicaremos los motivos que están llevando a un extendido nerviosismo en los mercados globales y locales, que están empujando al alza el precio del dólar. 

 

1. Se agudiza la guerra comercial

 

Cuando dos gigantes económicos como Estados Unidos y China se enfrentan, el resto del mundo sufre las consecuencias. El presidente estadounidense Donald Trump amenazó el 1 de agosto nuevamente a la potencia asiática (de cuya demanda dependen muchos países exportadores como el Perú) con una nueva camada de aranceles, esta vez a productos destinados a los consumidores finales de su país, como teléfonos celulares y juguetes. 

 

La medida debía entrar en vigencia el 1 de setiembre y marcaba un nuevo capitulo en la guerra comercial entre las dos principales economías del mundo. Además, los nuevos aranceles de 10% a unos US$ 300.000 millones en productos chinos llevaban en la práctica a que toda la canasta de exportaciones de China tuviera que pagar impuestos al ingresar a territorio norteamericano. 

 

El 13 de agosto, presionado por empresas como Apple, Trump anunció que los aranceles a productos como teléfonos móviles, computadoras portátiles y videojuegos recién entrarán en vigencia el 15 de diciembre de este año, para permitir que los comercios se abastezcan de cara a la campaña navideña y otras fechas centrales para el comercio en EE.UU. como el Black Friday. 

 

Sin embargo, el daño que los aranceles de Trump están generando en la economía global es claro, especialmente porque generan dudas sobre qué va a pasar en el futuro inmediato. De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), los aranceles ya impuestos por Estados Unidos a China llevarían al gigante asiático a seguir desacelerando su crecimiento y, con él, su demanda por materias primas como el cobre, la principal exportación de nuestro país. 

 

2. La política monetaria de la FED

 

Según la teoría económica, cuando el banco central de un país reduce las tasas de interés de su política monetaria, el valor de su moneda debería bajar, pues se reducen los costos de financiamiento y hay una mayor oferta de la moneda en el mercado. Asimismo, en el caso de los Estados Unidos, un recorte de la tasa hace menos atractivo invertir en bonos soberanos de ese país, reduciendo a la vez la demanda por dólares por parte de los inversionistas. 

 

Sin embargo, la decisión de la FED -el banco central de Estados Unidos- de bajar su tasa de interés el 31 de julio por primera vez desde 2008, tuvo el efecto contrario en la cotización del dólar, llevando su valor aun más al alza. 

 

La razón para esta aparente contradicción es que el presidente de la FED, Jerome Powell, dejó en claro que este no era el comienzo de una serie de recortes de tasas y que la FED iría actuando de acuerdo a lo que consideraran apropiado para estimular la economía. 

 

Este anuncio decepcionó a los mercados, que esperaban varios recortes este año para poder obtener financiamiento con menos intereses. La decepción, como siempre, se reflejó en el alza del precio del dólar, un valor en el que los inversionistas se refugian en medio del nerviosismo. 

 

Y, lamentablemente, el presidente estadounidense no ayudó a aplacar esa incertidumbre. Donald Trump ha hecho varios llamados a la FED a reducir su tasa de interés y la ha criticado por “mantener el dólar alto”, afectando según él la competitividad de las exportaciones estadounidenses frente a sus competidores. 

 

3. Temor a una guerra de divisas

 

Y esto nos lleva al siguiente ingrediente de las tensiones en los mercados que empujan al alza al dólar. El 6 de agosto, China devaluó fuertemente su moneda, el yuan, permitiendo que su valor bajara a su nivel más bajo en la última década y rompiera la barrera psicológica de los siete yuanes por dólar.

 

La noticia arrastró a la baja a todas las bolsas globales, que veían en esta medida de China una reacción tanto al anuncio de nuevos aranceles de Trump como a la reciente baja de tasas de interés de la FED, azuzando los temores de que la guerra comercial entre las dos potencias se convierta en una guerra de divisas, en la que ambos países devalúen su moneda para hacer más competitivas sus exportaciones. 

 

Las declaraciones de Trump exigiendo a la FED que reduza sus tasas de interés para hacer más competitivo al dólar y acusando a China de manipular su divisa como una represalia por la imposición de aranceles no han permitido que que las aguas se calmen.  

 

Analistas de todo el mundo coinciden en que una devaluación de las monedas de los dos principales mercados del mundo -que harían más caro para Estados Unidos y China  importar productos- tendría consecuencias nefastas para la economía global y, más precisamente, para países exportadores como el Perú.

 

Estos temores sobre el futuro de la economía global están empujando a muchos inversionistas a refugiarse en los bonos de Estados Unidos y, por lo tanto, elevando la demanda por el dólar y su precio. 

 

4. Incertidumbre sobre el futuro de EE.UU.

 

Otro de los motivos detrás del nerviosismo global son los presagios de una recesión en Estados Unidos. Pese a que los indicadores de crecimiento económico, de desempleo y de confianza del consumidor aún se mantienen positivos, los mercados del mundo se desplomaron la semana pasada cuando los rendimientos de los bonos en Estados Unidos a corto plazo superaron los rendimientos de los bonos soberanos de largo plazo por primera vez desde 2007, la última gran crisis económica global. 

 

Esta inversión en el diferencial de rendimiento de los bonos del Tesoro a dos y 10 años, refleja que los inversionistas actualmente consideran más riesgoso invertir en el futuro cercano que en un horizonte más largo, contrario a lo que debería suceder en situaciones normales en el mercado. 

 

Pero Estados Unidos no es el único país en riesgo. La economía de China está creciendo a su ritmo más lento en 17 años y el PBI de Alemania se contrajo 0.1% en el segundo trimestre del año. Reino Unido también tuvo un trimestre negativo en 0.2%, mientras no encuentra una salida al Brexit. 

 

En América Latina, Argentina y Brasil también se enfrentan a dificultades económicas en medio de turbulencias políticas, lo cual sin duda afectaría al desempeño de toda la región. 

 

5. Incertidumbre política en Perú

 

Finalmente, aunque el alza del dólar es un fenómeno global que está afectando a todas las monedas del mundo, no se puede negar que la política peruana está promoviendo aún más el nerviosismo local que debilita al sol frente al dólar. 

 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reveló el 23 de julio que recortaba de 3.7% a 3.5% su proyección de avance para la economía peruana en el 2019, debido al efecto de las tensiones comerciales y a la baja ejecución de la inversión pública. 

 

Por su parte, indicadores como el riesgo país, que el banco de inversión JP Morgan mide en base a los riesgos políticos, económicos y financieros de una nación, se mantienen al alza desde finales de julio, cuando el presidente Martín Vizcarra anunció el proyecto de reforma constitucional para recortar su mandato y que se realicen elecciones el próximo año. 

 

Esto ha llevado a que surja el temor de que un candidato antimercado pueda ser elegido en 2020 y que ponga mayores trabas a la inversión privada, en un contexto en el que las protestas contra proyectos mineros como Tía María ya tienen nerviosos a los inversionistas internacionales. 

 

Hay que aclarar que el sol peruano está entre las monedas que menos valor han perdido frente al dólar en la región y que las perspectivas de la economía peruana aún son mejores que las de otros países latinoamericanos. Sin embargo, de agudizarse la incertidumbre política en un contexto global que no es para nada ideal para una economía exportadora como la peruana, se podrían ver mayores efectos en variables no solo como el tipo de cambio, sino en el crecimiento económico.

 

Compartir en Facebook
Tuitear Esto
Please reload

Entradas Destacadas

Nos imaginamos a un cambista sin dinero

1/4
Please reload

Entradas Recientes

March 10, 2017

Please reload

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • LinkedIn Social Icon